En Florencio Varela encontrás todo. Regalos, ropa, música, decoración. Recorré las vidrieras antes de salir de casa.
¿Qué tenés ganas de comer? Sabores para cada paladar, restaurantes, pizzerias, parrillas, comidas al paso, heladerias y deliverys.
Médicos, especialistas, Centros de salud y Farmacias de VARELA, todos a tu disposición. Encontrá recomendaciones para cuidarte.
Colegios, Centros de Formación, Profesores particulares, Entidades y Fundaciones. El conocimiento te hará libre, elegí qué y dónde.

Temporada de Dulces

Se termina el verano, las actividades del año comienzan a normalizarse y los dulces pasan a ser la elección preferida de todos a la hora de darnos un gusto como regalo a nuestro esfuerzo diario. En consecuencia, panaderías y confiterías comienzan a ser los lugares más visitados a la hora del desayuno y la merienda. Aquí les dejamos una adelanto para dar por inaugurada la temporada de dulces.
COMPARTINOS EN LAS REDES SOCIALES
S
in dudas la pastelería argentina se ha nutrido de la gastronomía europea pero se fue adecuando a nuestro gusto y costumbre. Esto ha generado una gran variedad de postres y recetas, que ya son parte de una larga tradición Argentina. Por supuesto que en Florencio Varela contamos con panaderías y confiterías de tradición y calidad. Tenemos aquí una lista de los postres mas elegidos por los Varelenses.

 

 

Imperial Ruso. Lo inventaron a principios del siglo XX en la desaparecida Confitería El Molino. Los pasteleros del Molino crearon este postre como un homenaje a la extinta dinastía de los zares luego de la Revolución Rusa. Lleva pionono, crema de manteca, merengue francés y decoraciones de chocolate.

 

 

 

Lemon pie. Los inmigrantes británicos la trajeron al país y de su five o’clock tea pasó a las mesas de todos. Se hace con una base de masa quebrada dulce, una crema untuosa de limón y una cobertura de merengue.

 

 

 

Selva negra. Es una torta centenaria: su origen se ubica en Alemania, en el siglo XVI. Su nombre evoca la región de ese país conocida por sus cerezas algo agrias. En la versión nacional lleva bizcochuelo de cacao y almendras, crema chantilly, cereza al maraschino y virutas de chocolate en la cubierta.

 

 

 

Rogel. El postre tradicional de nuestro país”. Lo creó un matrimonio del barrio de Belgrano, que tomaron como base una receta europea para la masa y así llegaron a este clásico alfajor gigante con una masa de harina, yema y manteca. El verdadero rogel lleva cuatro capas con generoso dulce de leche entre cada una de ellas, y una cobertura de merengue italiano.

 

 

 

Tiramisú. Cuenta la historia que nació en la década del 50 en los burdeles de la región italiana de Treviso, donde los hombres iban a “dispersarse”. La madama de uno de ellos les ofrecía a sus clientes como cortesía este dulce. Los inmigrantes italianos comenzaron a prepararlo en sus casas en la segunda mitad del siglo XX. En los 90 se masificó, con el ingreso al mercado del mascarpone, el queso que se usa en su versión original. Lleva vainillas o un bizcochuelo liviano, crema de queso, almibar de café y cacao amargo o virutas de chocolate para decorar.

 

 

 

Cheesecake. A fines del siglo XIX, un fabricante de quesos intentaba reproducir en Nueva York una variedad francesa y de casualidad obtuvo otro suave y cremoso, que años después distribuyó en papel de aluminio con el nombre de una ciudad. El philadelphia cream cheese es la base del cheesecake, quizás la torta más popular de Nueva York, donde cada cafetería tiene su versión. Aquí, la apertura de la importación en los 90 trajo el Philadelphia y con él desembarcó el cheesecake, que ya es un infaltable en panaderías, pastelerías y bares porteños. Lleva una base de galletitas dulces y manteca, una crema de queso y una cubierta con mermelada o frutos rojos.

 

 

 

Videos recomendados